• Veloster N, el Hyundai que lo cambia todo.

    Los aficionados a la conducción aman los “hot hatches”, esos pequeños autos compactos y cuadrados, baratos y en su mayoría de ágil manejo. La correlación precio-gozo de conducción en estos autos es alta, y Hyundai lo demuestra con su última adición, el Hyundai Veloster N. El Veloster N es la primera entrega de la división de rendimiento “N” de Hyundai en los Estados Unidos, y nos ha impresionado con su diseño peculiar, rendimiento listo para el Rally y, sobre todo, su razonable precio.

    El Veloster N no es el caso de un Hyundai con turbo compresor y adornos rojos en el exterior. Este nuevo auto tiene su propia suspensión controlada por computadora, diferencial electrónico de deslizamiento limitado, escape de válvulas variables y control de lanzamiento, entre otras muchas mejoras de rendimiento.

    Desde afuera

    El Veloster siempre a sido un auto de diseño simpático, uno de esos que no pasa desapercibido. En su versión N, el atractivo se duplica. No es difícil encontrar personas en la calle siguiendo con la mirada, y alguna que otra señal de aprobación de conductores estacionados en un semáforo.  Las grandes llantas con pinzas de freno rojas, nuevas y agresivas añadiduras aerodinámicas en la fascias delanteras y traseras -también con ribetes rojos- y un alerón trasero con luz de freno triangular, definen el propósito deportivo de este Veloster.

    Por dentro

    El particular diseño de solo tres puertas se abre para mostrar un interior, que no atrapará a los que piensen encontrar lujo. Es oscuro y algo monótono, con asientos de tela (los únicos disponibles) y hay plásticos baratos en todas direcciones. Sin embargo, le dará a un conductor que pueda prescindir de la ostentación todo lo que necesita.

    El espacio para conductor y pasajero es adecuado, no así para los que viajen en el asiento trasero. Tampoco el espacio de carga es algo a destacar.

    Equipamiento y seguridad

    Una pantalla táctil de 8 pulgadas cuenta con el altamente competente sistema de info-entretenimiento de Hyundai. Sencillo, practico, rápido y fácil de operar.  Apple CarPlay y Android Auto están disponibles,

    En la pantalla “N Performance” se pueden encontrar datos apetecidos por los fanáticos como un medidor G-Force, torque, tiempo consumido en una vuelta a la pista y acceso a medidores de temperatura de fluidos.

    Las tecnologías de asistencia al conductor, como el control de crucero adaptativo, la advertencia de colisión frontal y el monitoreo de puntos ciegos, no están disponibles ni siquiera como opciones.

    En la carretera

    El motor estándar es un cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros, que genera 250 caballos de fuerza y ​​260 lb-pie de torque. La única transmisión es una manual de seis velocidades con tracción delantera. Optar por el paquete de rendimiento opcional de $2,100 dólares y que recomendamos sin titubeos, le brinda 25 caballos de fuerza adicionales para un total de 275.  Este paquete también incluye un sistema de escape variable (música para los oídos) diferencial de deslizamiento limitado, rotores de freno más grandes y un juego especial de neumáticos Pirelli P-Zero, desarrollados específicamente para el Veloster N, que reemplazan el juego estándar de Michelin Pilot Super Sport. Todo eso además de los 25 caballos de fuerza adicionales antes mencionados, resultan es un fantástico.

    La conducción es cortante gracias a los ajustes que han introducido en su dirección revisada. Hay varias opciones de manejo, Eco, Normal, Sport y N. En estos dos últimos la suspensión puede sentirse demasiado dura en carreteras con imperfecciones, pero afortunadamente en el modo N podemos personalizar los ajustes para la respuesta del acelerador del motor, los amortiguadores adaptativos estándar, el diferencial de deslizamiento limitado y otros ajustes que permiten amoldar al Veloster N a nuestro gusto.

    Con el escape variable opcional del Veloster N abierto de par en par, el pequeño hatchback suena intermitente mientras lo paso por las marchas que entran con gusto, gracias a la transmisión manual de seis velocidades con un ajuste automático de revoluciones o “rev matching”.

    El Veloster N es divertido e inspira confianza en las curvas, y puede -si se requiere- sentirse civilizado en la autopista. Es extremadamente ágil y tiene esa forma de sentirse mejor y mejor cuanto más lo presionas.

    En la gasolinera

    22 millas por galón en la ciudad y 28 en la autopista para un consumo combinado de 25 millas por galón o 9.41 l/100km son números adecuados para su clase y potencia del motor.

    Para escoger

    Mantener el precio bajo es una prioridad, por lo que muchas de sus actualizaciones en realidad provienen de automóviles más grandes de Hyundai-Kia como el Optima. El Veloster N tiene solo un ajuste y una sola opción: el paquete Performance que mencionamos antes. Con un precio inicial de menos de $27,400 y de menos de $30,000 con el paquete Performance incluido, el Veloster N se presenta como una propuesta de valor en el segmento.

    Con precio de casi $ 5,000 menos que el Honda Civic Type R, está claro que Hyundai quiere provocar algo de tormenta en el segmento, presionando a la competencia para que mejore en precios y rendimiento

    El vecindario

    Volkswagen Golf GTI, Honda Civic Si, Toyota 86, Subaru WRX o el Ford Focus RS le hacen compañía en este segmento.

    En resumen

    El nuevo Veloster N ha tenido un efecto positivo en nosotros. Hay mucha energía positiva que fluye cuando lo conduces, y es un auto con personalidad, capaz de tornar miradas en la calle y es lo que Hyundai necesita. Este coche pondrá el nombre “N Performance” en la óptica de muchos, y consolidará la reputación de Hyundai como una marca que puede ofrecer opciones en todos los rincones del mercado, a un precio que muchas veces asombra. Es algo que agradecemos y veneramos.

    Comments are closed.